Breaking Bad y el legado de Walter White

Breaking_bad

Se acerca la fecha para despedir a Walter White y su particular evolución hacia la corrupción más absoluta. Breaking Bad llega a su fin y lo hace con la emisión de los últimos 8 episodios que darán cierre a una de las series más aclamadas de los últimos años.

Walter White hace tiempo que dejó de ser el inocente y tontorrón profesor de química que era al principio. Ahora, Heisenberg, su alter ego en el mundo del narcotráfico, es quien domina su vida. De hecho, cada vez es más difícil ver los rasgos de bondad y compasión que en sus inicios mostraba. Walter White se ha pasado al lado oscuro y no parece que se vaya a arrepentir de su decisión. Algo que seguramente le acabará pasando factura.

Y es que en una serie cuyo título significa “irse por el mal camino” no podemos esperar otra cosa que un descenso de su protagonista a los turbios fondos del mundo de la metanfetamina. Walter no aguanta más, se ha cansado de ser un panoli toda su vida, y ha decidido lograr lo que se propone sin importarle las consecuencias de sus actos. Quiere conseguir la mayor cantidad de dinero posible para el tratamiento contra el cáncer que lleva sufriendo los últimos años y sobre todo, para su familia, en el más que probable caso de su muerte. Para ello, ha entrado en una espiral de violencia de la que le va a resultar imposible salir. Heisenberg es ahora un caco del narcotráfico muy importante y cuando alguien que siempre ha sido tan sumiso como Walter White se convierte en alguien tan poderoso, nada bueno puede salir de ahí.

La particular evolución de Walter White hacia la persona que es ahora siempre ha estado relacionada con su matrimonio. Desde un principio Skyler, su mujer, parecía más bien un impedimento para la moralmente dudosa evolución del protagonista de Breaking Bad. Pero es ahora cuando los espectadores dejamos de sentir empatía hacia Walter y lo hacemos hacia su mujer, más centrada en salvar a la familia de la quema.

Breaking-Bad

Tanto Skyler como Jessie Pinkman, “su compañero de viaje”,  temen en lo que Walter White se ha convertido. Está fuera de control y tras la muerte de Mike, sus enemigos se multiplican. Todo apunta a que el final de Heisenberg solo puede tener tres posibles salidas: el cáncer acaba con él, su posición en el mundo del narcotráfico le pasa factura o Hank, al frente de la operación que va detrás de Heisenberg, da caza por fin a su cuñado. Sobre todo, después del último episodio emitido, en el cuál se daba a entender que Hank finalmente descubría qué significaban realmente las siglas W.W.

Tras cinco años, los espectadores de Breaking Bad tendremos ocho episodios finales en los que podremos disfrutar de la tensión que respira cada uno de sus planos, de la increíble interpretación de su protagonista Bryan Cranston, del particular ritmo de la serie y en definitiva, de la evolución más radical y extrema vista en una serie: de un profesor de universidad cualquiera al mayor y más temido narcotraficante de metanfetamina de Alburquerque (Nuevo México).

Breaking Bad pasará a la historia de la televisión  y sin ninguna duda se unirá al selecto grupo de las consideradas mejores series. Un grupo formado por The Wire, Los Soprano, El Ala Oeste de la Casa Blanca o A dos metros bajo tierra. La serie creada por Vince Gilligan comienza su fin el próximo 11 de agosto. Será entonces cuando sabremos cuál de esos posibles finales acabará con Walter White / Heisenberg. Se aceptan las apuestas.

Post publicado originalmente en: http://www.splusmagazine.com/tv/

Deja un comentario

Archivado bajo Clímax

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s