‘The Walking Dead’, el final de una guerra

The-Walking-Dead-Gobernador-Rick

(Contiene spoilers del final de la tercera temporada)

En la tercera temporada de The Walking Dead había muchas expectativas puestas. Por una parte nadie quería episodios tan lentos y prescindibles como algunos de la segunda temporada y por otra, muchos fans querían más zombies a los que matar. Tras comenzar su tercera temporada con más fuerza que nunca, de hecho sus cuatro primeros episodios es lo mejor que hemos visto de esta serie, The Walking Dead comenzó a sentar las bases de lo que sería el enfrentamiento crucial.

Si bien, esta tercera temporada ha tenido más caminantes que nunca y las escenas de lucha han sido mucho más abundantes, sus guionistas han sabido crear una historia nueva y que tuviera tanta importancia en la trama principal que al final los zombies acabaran siendo otro aliciente más (pero no el único) para ver la serie. Prácticamente la totalidad de la culpa la tiene el personaje del Gobernador. Un personaje peligroso que provocó el estallido de una guerra en la que los zombies serían meras comparsas. Es la guerra de los seres humanos matando otros seres humanos para poder sobrevivir, sin caminantes de por medio. Cómo se venía intuyendo, The Walking Dead subraya aquello de “el hombre es un lobo para el hombre”.

The-Walking-Dead-Gobernador

Tras unos capítulos que han servido de preparación para la batalla definitiva, el final de la tercera temporada puede resultar algo decepcionante, sobre todo, debido a las expectativas que se tenían sobre la batalla final. El asalto a la prisión se saldó con pocas víctimas y resultó ser mucho menos espectacular de lo que se podía esperar. Pero es después del fracasado intento de asaltar la cárcel por parte del Gobernador cuando hemos podido ver el verdadero estallido final. El del Gobernador perdiendo completamente la cabeza y asesinando a la mayoría de los suyos tras negarse estos a acatar sus órdenes, exceptuando a sus dos secuaces (difícil de entender que sigan de su lado después del ataque psicótico del Gobernador). El propio Gobernador ha sido su peor enemigo y el auténtico responsable de su derrota.

Puede que haya sabido a poco el enfrentamiento entre ambos bandos, pero esto no ensombrece una season finale que ha vuelto a ser frenética, más que por acción, por el suspense que ha transmitido. A la cabeza de este final se sitúa una de las secuencias más angustiosas y terroríficas que hemos podido ver en lo que llevamos de serie. Aquella en la que el Gobernador decide herir de muerte a Milton y le deja encerrado en la misma habitación que Andrea, esposada. La incertidumbre de no saber cuándo Milton moriría y se transformaría en caminante y si Andrea sería capaz de liberarse antes de tiempo se acabó cuando vemos a Rick y los suyos entrar en la habitación. Andrea había sido mordida, no tuvo el tiempo suficiente para liberarse de las esposas. Aunque siempre ha resultado ser un personaje contradictorio y se vio entre la espada (Gobernador) y la pared (Rick), sobre todo después de la estúpida decisión de no acompañar a Michonne cuando ésta decidió abandonar Woodbury, su muerte ha sido una de las más emotivas.  Andreaera una de las más duras y mejores supervivientes.  Ha sido el tercer pilar de esta temporada. Con Rick y El Gobernador decidiendo el destino de los suyos, Andrea volvió a demostrar su capacidad de supervivencia hasta el momento de su muerte, que dio pie a la emotiva despedida de Michonne, a la que por primera vez en la serie hemos podido ver como se derrumbaba.

The-Walking-Dead-Andrea-Laurie-Holden

La guerra parece haber terminado. Pero ha dejado víctimas a su paso. No solo muertes (Andrea y Merle), sino otros daños colaterales. El principal, la completa pérdida de inocencia por parte de Carl, un niño obligado a madurar por el mundo que le rodea y que probablemente le acabe convirtiendo en un ser peligroso.

Para la cuarta temporada nos queda pendiente la posible vuelta del Gobernador, ahora en paradero desconocido pero seguramente con sed de venganza. Y ver como se desenvuelven Rick y los suyos con las nuevas incorporaciones de los supervivientes de Woodbury, que seguramente les harán más numerosos pero no más fuertes (ninguno de esos supervivientes parecen tener el perfil de soldado luchador). Probablemente la mayor incógnita a la que se enfrenta The Walking Dead en su cuarta temporada sea el nuevo cambio de showrunner y máximo responsable de la serie. Tras la marcha de Frank Darabont y Glen Mazzara, Scott Glimple será el responsable de la serie con mayor audiencia del canal de Breaking Bad y Mad Men.

Post publicado originalmente en http://www.splusmagazine.com/tv/the-walking-dead/

Deja un comentario

Archivado bajo Clímax

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s