American Horror Story: Asylum, siguiendo la estela de su predecesora

La primera temporada de American Horror Story sorprendió por el buen manejo de un género -el terror- que, en formato de serie, no suele salir bien parado. Sin embargo, la serie creada por Ryan Murphy y Brad Falchuk consiguió hacerse un hueco en el actual panorama televisivo. American Horror Story no evitaba los tópicos del terror, pero conseguía hacerlos suyos. La acumulación de giros y situaciones escalofriantes junto con una ambientación que transmitía muy mal rollo y un montaje frenético le aportaron un tono diferente.

Con el subtítulo de Asylum llega la segunda temporada, que cuenta una historia que nada tiene que ver con la anterior. En esta ocasión la acción se sitúa en el hospital psiquiátrico de Briarcliff en 1964. Dirigido por una malvada monja y un doctor de lo más retorcido asistiremos a las vivencias de los pacientes y del resto de trabajadores de la institución. Si bien en la primera temporada la historia giraba principalmente en torno a los fantasmas y asesinos en serie, en Asylum hay cabida para todo tipo de tramas: exorcismos, abducciones, torturas, criaturas…

Tras un primer episodio que fallaba a la hora de poner en situación la historia puesto que el montaje exageradamente frenético impedía asimilar lo que ocurría, los siguientes episodios han conseguido equilibrar la balanza y volver a crear una atmósfera opresiva. La pena es que en muchas ocasiones se preocupa más en ser desagradable y más explícita que en crear sensación de pánico -cuánto daño ha hecho la saga Sawal género-.

Quizás no haya espacio para las sorpresas y giros de la primera temporada pero el grado de depravación y perversión ha superado con creces al de su antecesora. Al menos, en lo que hemos podido ver de temporada. Personalmente, prefiero el terror de la original pero para todo aquel aficionado al gore tiene aquí una opción perfecta de entretenimiento.

Uno de los aspectos más destacados de Asylum es su excelente reparto, desde los actores nuevos en la serie como Chlöe Sevigny, Joseph Fiennes o un genial James Cromwell hasta los que repiten, como Sarah Paulson, Evan Peters o Zachary Quinto. Aunque de nuevo el alma de la fiesta es Jessica Lange (que es capaz de recitar el prospecto de un medicamento y aún así resultar interesante). Con su interpretación de una monja pérfida consigue poner los pelos de punta cada vez que abre la boca o lanza una de sus desafiantes miradas.

Quizás uno de los inconvenientes de esta nueva aproximación al terror es su nexo de unión. Mientras que en la primera temporada seguíamos a los miembros de la familia Harmon, las víctimas por las que sentir empatía, en Asylum la línea entre los trabajadores de esta institución mental y sus pacientes es muy fina. Por una parte funciona el hecho de no saber quién de ellos está más perturbado pero difícilmente podemos “sufrir” por alguno de los personajes, ya que en ningún momento sabemos cuál de ellos es la víctima o el verdugo –con la excepción del personaje de Sarah Paulson-.

En resumen, sus creadores han decidido no ponerse límites y se han atrevido con todo tipo de tramas depravadas y situaciones al límite. Y es que en Asylum todo puede pasar. Un producto que aunque no funciona tan bien como la original, proporciona igualmente buenas dosis de terror, gore, y tortura para el espectador. Estáis avisados.

(Post publicado originalmente en http://www.splusmagazine.com/tv/american-horror-story-asylum-siguiendo-la-estela-de-su-predecesora/)

Deja un comentario

Archivado bajo Clímax

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s